ANATOMÍA DEL OÍDO.                                      

Para entender mejor la pérdida auditiva, resulta útil entender primero la anatomía del oído. El oído consta de tres partes principales: el oído externo, el oído medio y el oído interno.

Oído Externo:

• Pabellón auricular (aurícula) - recoge y canaliza el sonido hacia el conducto auditivo.

• Conducto auditivo (conducto auditivo externo) - dirige el sonido al interior del oído.

Oído Medio:

• Timpano (membrana timpanica) - transforma el sonido en vibraciones.

• Martillo, yunque y estribo (malleus, incus y stapes) - esta cadena de tres pequeños huesos (cadena de huesecillos) transfiere las vibraciones al oído interno.

Oído interno:

• Oído interno (cóclea) - contiene fluido y células ciliadas altamente sensibles. Estas pequeñas estructuras en forma de cabello se desplazan cuando son estimuladas por las vibraciones del sonido.

• Sistema vestibular - contiene células que controlan el equilibrio.

• Nervio auditivo - va desde la cóclea, hasta el cerebro.