a

Cada parte del oído cumple una función importante en la transmisión de la información del sonido al cerebro. La pérdida auditiva se produce como consecuencia del deterioro de una o varias partes del oído externo, medio o interno. Para comprender mejor la pérdida auditiva, podría resultar de ayuda entender primero la anatomía del oído y como funciona la audición.

La pérdida auditiva siempre debe ser diagnosticada por un profesional, como un audiólogo o un otorrinolaringólogo. El profesional realizará distintas pruebas auditivas para determinar el tipo y el grado de severidad.

Existen cuatro tipos de pérdida auditiva: El primer tipo, y el más común, es la pérdida auditiva neurosensorial que se produce como consecuencia del deterioro o ausencia de las células sensoriales (células ciliadas) de la cóclea. La pérdida auditiva conductiva, comprende todo problema en el oído externo o medio que impida que le sonido se transmita correctamente al oido interno . Una pérdida auditiva mixta es una combinacion de pérdida auditiva neurosensorial y conductiva. Finalmente, la pérdida auditiva retrococlear se produce cuando el nervio auditivo no puede enviar señales al cerebro.

        AUDICIÓN Y PÉRDIDA AUDITIVA